español | english

 
 
 

 
 
     
 
 

El AOVE en nuestra cocina...

 

El aceite de oliva es un valioso alimento, debido a su riqueza en diversos componentes, entre los que destaca el ácido oleico, el ácido graso monoinsaturado más importante de la dieta. El aceite de oliva virgen extra es el único producto natural sobre la tierra que está constituido, en su gran mayoría, por dicho ácido graso.

Gracias a nuestro aceite, los menús de nuestra dieta son una equilibrada mezcla de productos, donde cada uno conserva sus propiedades nutritivas, aportando sus mejores fuentes calóricas, sus proteínas, vitaminas, minerales y otros micro nutrientes. Un  buen ejemplo  de esto es la tradicional y saludable costumbre de desayunar pan y aceite o la utilización de aceite de oliva en la preparación de la repostería tradicional.

Dentro de la dieta mediterránea, podemos asegurar que el  aceite de oliva es un elemento básico en la cocina , se puede consumir  muy diferentes maneras. Además de los incontables platos de la dieta mediterránea, en los que el aceite  de oliva virgen extra, es un  ingrediente esencial, podemos crear con él las más simples, pero sublimes, composiciones.

 

 

Usos del AOVE en la cocina:

 

- en crudo: ya que el aceite de oliva virgen extra conserva todo el aroma y sabor, en ensaladas, salsas o aderezos en verduras. Asimismo, rociado en pan o tostadas o incluso sobre ahumados con aceitunas de mesa, carnes, bocadillos, embutidos, etc.

- en aliños:  en esto hay que tener en cuenta este importante orden: primero la sal, después el vinagre o el zumo de limón y por último el aceite. El aceite cubre con una capa los ingredientes de la ensalada  evitando que los demás elementos del  aliño penetren en ellos, por eso el aceite es lo último que hay que echar  

- en rehogados y guisados: A fuego lento y baja temperatura, la cocción se realiza con el vapor que desprenden las carnes, las verduras y el líquido que se les añade, los sabores se mantienen y los aromas se concentran en la cocción. El aceite de oliva virgen mantiene todas sus propiedades, especialmente con legumbres y verduras.

- en asados al horno: Las temperaturas, en especial para las carnes, suelen ser  bastante altas, el aceite de oliva, por su estabilidad (debido a su contenido oleico), es el más adecuado.

- en asados a la plancha o a la brasa: El aceite de oliva ayuda a cocer los alimentos, impidiendo  que se  " peguen", contribuyendo además  a que la grasa propia del alimento salga y de su propio sabor. En la brasa se puede aromatizar con hierbas, y para conservar mejor el sabor, se debe añadir el aceite al final.

 
 
 

 

   

 

 

Freír con Aceite de Oliva Virgen Extra

 

El Aceite de Oliva Virgen Extra es la mejor grasa que existe para freir, ya que resiste mejor que ninguna otra temperaturas de hasta 180º; es el aceite más estable desde el punto de vista molecular por lo que se descompone más lentamente que el resto de aceites e impregna menos de grasa al alimento haciendo que la calidad nutritiva de éstos no disminuya durante la fritura.

 

El resto de los aceites aguantan una menor temperatura de fritura, por lo que llegan al punto de quemado mucho antes que el Virgen Extra, con lo que estamos quemando nuestros alimentos, cosa que es muy perjudicial para la salud.

 

Además, a diferencia de otros aceites, con el Virgen Extra freiremos varias veces sin que se descomponga, lo que conlleva un ahorro económico importante.

 
 

 
 
 

® Aceite Cortijo El Canal | Política de privacidad | Aviso Legal |  Antonio Baena 29 - 14500 - Puente Genil - Córdoba - España  |  diseño: prodigomedia

Oficina: + 34 957 609 162 - Pedidos: +34 957 721 046 - aceite@aceitecortijolecanal.com